Entradas

Mostrando entradas de 2009

OLIVERIO GIRONDO - ESPANTAPÁJAROS 12

Imagen
OLIVERIO GIRONDO - ESPANTAPÁJAROS 12





Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehuyen, se evaden y se entregan.

Enrique Banchs - Si fuera tiempo

Imagen
Si fuera tiempo - Enrique Banchs





¡Si fuera tiempo de empezar la vida...!
En decisivo instante asi pensaba
cuando de iluso olvido sólo esclava,
mi alma parecía redimida.

¡Mísera libertad!: ¿qué me dejaba?
Me acordaba por quien tengo perdida
la leve edad que al porvenir convida
y el antiguo vigor que levantaba

mi nombre entre los seres argentinos.
Después decía, como quien delira:
ama sólo a los pájaros divinos,

a la divina soledad aspira
y a la azulada sombra de los pinos...
Y la llamaba, como quien delira.

Enrique Banchs.

Enrique Banchs - LA ALEGRE SEGURIDAD

Imagen
LA ALEGRE SEGURIDAD - Enrique Banchs





¿Alguna vez en una cabellera
negra visteis prendida una magnolia?,
¿visteis saltar en la violeta noche
la indómita presencia de la llama?
Así tengo en la sombra de mi alma
la confianza de pie, clara y robusta.
¡Con qué viril serenidad esta tarde
de estío voy por la ciudad nativa!
Así se siente el árbol cuando todas
sus ramas, en un ímpetu de brotes,
casi hacen ruido produciendo flores.
Al porvenir lo agarro con mis manos
como se tiene un pájaro. Me apoyo
en mi fe, cual si fuera una brillante
lanza de acero, y el dormido espíritu
ágil, vibrátil, nuevo, se levanta.
¡Qué pureza bravia y qué inocente
desprecio fluye de mi ser tranquilo!
Descubierta la frente me adelanto
hacia el sol, sonriendo...

Enrique Banchs

Enrique Banchs - BALBUCEO

Imagen
Balbuceo - Enrique Banchs





Triste está la casa nuestra,
triste, desde que te has ido.
Todavía queda un poco
de tu calor en el nido.

Yo también estoy un poco
triste de que te has ido;
pero sé que alguna tarde
llegarás de nuevo al nido.

¡Si supieras cuánto, cuánto
la casa y yo te queremos!
Algún día cuando vuelvas
verás cuánto te queremos.

Nuca podría decirte
todo lo que te queremos:
es como un montón de estrellas
todo lo que te queremos

Si tú no volvieras nunca,
más vale que yo me muera...;
pero siento que no quieres,
no quieres que yo me muera.

Bien querida que te fuiste,
¿no es cierto que volverás?;
para que no estemos tristes
¿no es cierto que volverás?

Enrique Banchs.

Enrique Banchs - EL AGUILUCHO

Imagen
EL AGUILUCHO - Enrique Banchs





Las lanzas del Cid están ayuntadas.
Sale el sol. ¡Qué bello, Dios, el sol que sale!
Las barbas del Cid están alumbradas
del sol, como rosas de un bello rosale.

Una aguililla se paraba en la
Segur del Moro, Villa de Fuerza;
Cid Ruy Diaz de Vivar. —Cid, tenia
en la cabeza, Señor, no se te olvide

que el pájaro trae gloriosa promesa;
lo soltaron los ángeles del cielo;
la corona apretará tu cabeza—.

Mio Cid con la mano asusta el ave.
Mio Cid dice: por nada de este mundo
contra el rey alzaré la espada grave.

Enrique Banchs

BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO - SONETO DE TUS VÍSCERAS

Imagen
BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO - SONETO DE TUS VÍSCERAS



Harto ya de alabar tu piel dorada,
tus externas y muchas perfecciones,
canto al jardín azul de tus pulmones
y a tu tráquea elegante y anillada

Canto a tu masa intestinal rosada,
al bazo, al páncreas, a los epiplones,
al doble filtro gris de tus ríñones
y a tu matriz profunda y renovada.

Canto al tuétano dulce de tus huesos,
a la linfa que embebe tus tejidos,
al acre olor orgánico que exhalas.

Quiero gastar tus visceras a besos,
vivir dentro de ti con mis sentidos...
Yo soy un sapo negro con dos alas.

Alfonsina Storni - EL DIVINO AMOR

Alfonsina Storni - EL DIVINO AMOR

Te ando buscando amor que nunca llegas,
Te ando buscando amor que te mezquinas,
Me aguzo por saber si me adivinas,
Me doblo por saber si te me entregas.
Las tempestades mías, andariegas,
Se han aquietado sobre un haz de espinas,
Sangran mis carnes gotas cristalinas
Porque a salvarme, oh niño, te me niegas.
Mira que estoy de pie sobre los leños,
Que a veces bastan unos pocos sueños
Para encender la llama que me pierde.
Sálvame, amor, y con tus manos puras
Trueca este fuego en límpidas dulzuras
y haz de mis leños una rama verde.

Enrique Banchs - Nadie Interrumpa

Imagen
Nadie Interrumpa - Enrique Banchs





Nadie interrumpa con la queja vana
el gran silencio de la carne humana
que en inconsciente nada se resuelve
y al sitio de antes que naciera vuelve.

Nadie se asome al sumidero lento
de sangre, donde todo el elemento
que amó fermenta en un montón sombrío
chorreando sin ruido en el vacío.

Nadie se asome que el llamar no puede
renovar ese adiós que nos precede,
ni hará que torne lo que fue mirada.

Que es la vida un bocado de alimento,
(pero no eterno) que voltea un viento
silencioso en las fauces de la Nada.

Enrique Banchs

ALEJANDRA PIZARNIK - LA CONSAGRACIÓN DE LA INOCENCIA

Imagen
ALEJANDRA PIZARNIK - LA CONSAGRACIÓN DE LA INOCENCIA



Si de pronto una pintura se anima y el niño
florentino que miras ardientemente extiende
una mano y te invita a permanecer a su lado
en la terrible dicha de ser un objeto a
mirar y admirar. No (dije), para ser dos hay
que ser distintos. Yo estoy fuera del marco
pero el modo de ofrendarse es el mismo.

Briznas, muñecos sin cabeza, yo me llamo,
yo me llamo toda la noche. Y en mi sueño
un carromato de circo lleno de corsarios
muertos en sus ataúdes. Un momento antes,
con bellísimos atavíos y parches negros en
el ojo, los capitanes saltaban de un bergantín
a otro como olas, hermosos como soles.

De manera que soñé capitanes y ataúdes
de colores deliciosos y ahora tengo miedo a
causa de todas las cosas que guardo, no un
cofre de piratas, no un tesoro bien enterrado,
sino cuántas cosas en movimiento, cuántas
pequeñas figuras azules y doradas gesticulan
y danzan (pero decir no dicen), y luego
está el espacio negro —déjate caer, déjate
caer—, …

SALMO PLUVIAL - Leopoldo Lugones

SALMO PLUVIAL - Leopoldo Lugones

TORMENTA

Erase una caverna de agua sombría el cielo;
El trueno, a la distancia, rodaba su peñón;
Y  una remota brisa de conturbado vuelo,
Se acidulaba en tenue frescura de limón.

Como caliente polen exhaló el campo seco
Un relente de trébol lo que empezó a llover.
Bajo la lenta sombra, colgada en denso fleco,
Se vio al cardal con vividos azules florecer.

Una fulmínea verga rompió el aire al soslayo;
Sobre la tierra atónita cruzó un pavor mortal;
Y  el firmamento entero se derrumbó en un rayo,
Como un inmenso techo de hierro y de cristal.

LLUVIA

Y un mimbreral vibrante fue el chubasco resuelto
Que plantaba sus líquidas varillas al trasluz,
O en pajonales de agua se espesaba revuelto,
Descerrajando al paso su pródigo arcabuz.

Saltó la alegre lluvia por taludes y cauces;
Descolgó del tejado sonoro caracol;
Y luego, allá a lo lejos, se desnudó en los sauces
Transparente y dorada bajo un rayo de sol.

CALMA

Delicia de los árboles que abrevó el aguacero.
Delicia de los gárrulos rauda…

Suave encantamiento - Macedonio Fernández

SUAVE ENCANTAMIENTO - Macedonio Fernández

Profundos y plenos
Cual dos graciosas y pequeñas inmensidades
Moran tus ojos en tu rostro
Como dueños;
Y cuando en su fondo
Veo jugar y ascender
La llama de un alma radiosa
Parece que la mañana se incorpora
Luminosa, allá entre mar y cielo,
Sobre la línea que soñando se mece
Entre los dos azules imperios,
La linea en que nuestro corazón se detiene
Para que sus esperanzas la acaricien
Y  la bese nuestra mirada;
Cuando nuestro ser contempla
Enjugando sus lágrimas
Y, silenciosamente,
Se abre a todas las brisas de la Vida;
Cuando miramos
Las amigas de los dias que fueron
Flotando en el Pasado
Como en el fondo del camino
El polvo de nuestras peregrinaciones.
Ojos que se abren como las mañanas
Y  que cerrándose dejan caer la tarde.

Macedonio Fernández.

Así escribe - Fabio Morabito

Así escribe - Fabio Morabito

"De algún modo el huidor le daba a la gente lo que en otras épocas le había dado el fuego. Escalaba lo que parecía inescalable, penetraba por cualquier abertura, todo le servía de peldaño y de soporte, saltaba sobre los techos de los autos como de un balcón a otro, todo lo nivelaba, todo lo convertía en vehículo o puente hacia otra cosa. Su forma de huir recordaba las llamas y un día que pasó junto a un incendio el jefe de bomberos ordenó desviar un chorro sobre él y gritó: “¡Apaguen eso!”, pero el huidor brincó de un balcón a otro y se escabulló entre los aplausos de todos".

De El huidor.

Homenaje a Juan María Gutiérrez - Academia Argentina de Letras

Buenos Aires, 24 de noviembre de 2009 Acto público     La ACADEMIA ARGENTINA DE LETRAS tiene el agrado de invitar a Ud. y familia a la sesión pública de homenaje a Juan María Gutiérrez, al cumplirse doscientos años de su nacimiento.
    En esta oportunidad se entregarán:

    El Premio Literario Academia Argentina de Letras, instituido como galardón honorífico, al autor y la obra elegidos por el Cuerpo (Ensayo 2006-2008). Este ha sido otorgado a Carlos Mina por su libro:

Tango. La mezcla milagrosa (1917-1956).

    El Premio Anual Academia Argentina de Letras, a los egresados de la carrera de Letras de Universidades estatales y privadas, que hayan obtenido el más alto promedio en sus estudios (años 2007 y 2008).

    La sesión se efectuará en la sede de la Academia, Palacio Errázuriz, Avenida del Libertador 1902, el jueves 26 de noviembre, a las 18.30.
Palabras sobre Juan María Gutiérrez, por el académico don Pedro Luis Barcia. Entrega de diplomas a los premiados de …

Jornada de Investigación. Las mujeres y la política (El caso del Peronismo 1947 - 1976)

Jornada de Investigación. Las mujeres y la política (El caso del Peronismo 1947 - 1976)

Martes 24 de noviembre de 2009 18 a 21.30 hs

CONVOCAN:
Secretaria de Investigaciones Y Equipo Investigación.

OBJETIVOS:

•  Describir las características de la participación de las mujeres en los espacios
políticos del movimiento peronista en el período histórico comprendido entre los
años 1947 y 1976.
• Contribuir a la conservación de  la memoria de la participación política y social de
las mujeres argentinas.
• Trasmitir  la experiencia de militancia de las mujeres por medio de audiovisuales.

 PROGRAMA:

18 hs - Acreditación
18.30 hs -  Apertura - Presentación
Sr .Decano Santiago Aragón
Sr. Secretario de Investigación Miguel  Angel Acquesta
Sra. Co directora de la Investigación  Nora Pulido

19 hs. Exposiciones
•  La participación política de las mujeres y la Historia Oral . Mgter.  Nora Pulido
•  Presentación del libro Miradas  Encendidas. A los compañeros y compañeras militantes de los años 70 de la Pro…

Ingreso 2010 - Facultad de Ciencias Sociales de Lomas de Zamora

CALENDARIO INGRESO 2010 - Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.



En la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora pueden cursarse las siguientes carreras de grado:

Trabajo Social
Título: Licenciado en Trabajo Social (5 años).

Minoridad y Familia
Título: Técnico en Minoridad y Familia (3 años).

Comunicación Social
Título: Licenciado en Comunicación Social (5 años).

Periodismo
Título: Licenciado en Periodismo (5 años).

Publicidad
Título: Licenciado en Publicidad (5 años)

Relaciones Públicas
Título: Licenciado en Relaciones Públicas (5 años).

Relaciones Laborales
Título: Licenciado en Relaciones Laborales (5 años).

Psicopedagogía
Título: Psicopedagogo (5 años).
Título: Licenciado en Psicopedagogía (5 ½ años).

Ciencias de la Educación
Título: Profesor en Ciencias de la Educación (5 años).
Título: Licenciado en Ciencias de la Educación (5 ½ años).

Letras
Título: Profesor en Letras (5 años).
Título: Licenciado en Letras (5 años).

PREINSCRIPCIÓN…

Nueva gramática de la lengua española

Imagen
Nueva gramática de la lengua española

La Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española presentan la Nueva gramática de la lengua española.

El día 10 de diciembre, en la sede de la Real Academia Española se dará a conocer la Nueva gramática. La obra será publicada por Espasa y estará a la venta a partir del próximo viernes 4 de diciembre.

Desde 1931, esta es la primera gramática académica y ofrece el resultado de once años de trabajo de las veintidós Academias de la Lengua Española, que aquí fijan la norma lingüística para todos los hispanohablantes.

La Nueva gramática pretende ofrecer un mapa del idioma en todo el mundo, una representación a escala de su estructura. Se caracteriza por ser una obra:
• Colectiva. Ha sido elaborada por las veintidós Academias de la Lengua Española y muestra el español de todas las áreas lingüísticas con sus variantes geográficas y sociales.
• Panhispánica. Refleja la unidad y la diversidad del español.
• Descriptiva. Expone la…

El guapo - Evaristo Carriego

Imagen
El guapo - Evaristo Carriego


A la memoria de San Juan Moreira.
Muy devotamente.

El barrio le admira. Cultor del coraje,
conquistó, a la larga, renombre de osado,
se impuso en cien riñas entre el compadraje
y de las prisiones salió consagrado.

Conoce sus triunfos y ni aún le inquieta
la gloria de otros, de muchos temida,
pues todo el Palermo de acción le respeta
y acata su fama, jamás desmentida.

Le cruzan el rostro, de estigmas violentos,
hondas cicatrices, y quizás le halaga
llevar imborrables adornos sangrientos:
caprichos de hembra que tuvo la daga.

La esquina o el patio, de alegres reuniones,
le oye contar hechos, que nadie le niega:
¡Con una guitarra de altivas canciones
él es Juan Moreira, y él es Santos Vega!

Con ese sombrero que inclinó a los ojos,
¡Con una guitarra de altivas canciones
cantando aventuras, de relatos rojos,
parece un poeta que fuese bandido!

Las mozas más lindas del baile orillero
para él no se muestran esquivas y hurañas,
tal vez orgullosas de ese compañero
que tiene aureolas de…

No tan al sur - Oscar Actis

No tan al surOscar ActisEntró al amplio y rumoroso hall de la estación Constitución y como siempre le ocurría, ese afanoso caos provocó en su ánimo un temor reverencial. Empero, intuyó algún orden inasible. Las inoportunas conclusiones a que lo arrastraba la intelección de  concierto en ese abigarrado tumulto de destinos, lo abrumaron. El todo indiferenciado tejiendo las formas. Pero la urgencia por la vuelta al hogar, la placentera evocación del jardín, su sillón preferido y la amorosa merienda que lo esperaba, eran invitaciones a desechar esas tribulaciones metafísicas en las que se perdía con demasiada frecuencia.

URBANA - Fogwill

Porque a la gente que sigue este blog disfruta de la literatura acá les paso el link de la Revista "El Interpretador", en la cual en febrero de 2005 se publicó la Novela Urbana de Fogwill. Espero la disfruste. Pd: Interesante también la correspondencia entre Elsa Kalish y Rodolfo Enrique.

EL "CONDE DE LAUTREAMONT" - Rubén Darío

EL "CONDE DE LAUTREAMONT"

SU NOMBRE verdadero se ignora. El Conde de Lautréamont es seudónimo. El se dice montevideano; pero ¿quién sa­be nada de la verdad de esa vida sombría, pesadilla tal vez de algún triste ángel a quien martiriza en el empíreo en recuerdo del celeste Lucifer? Vivió desventurado y murió loco. Escribió un libro que sería único si no exis­tiesen las prosas de Rimbaud; un libro diabólico y extraño, burlón y aullante, cruel y penoso; un libro en que se oyen a un tiempo mismo los gemidos del Dolor y los siniestros cascabeles de la Locura.

León Bloy fue el verdadero descubridor del Conde de Lautréamont. El furioso San Juan de Dios hizo ver co­mo llenas de luz las llagas del alma del Job blasfemo. Mas hoy mismo, en Francia y Bélgica, fuera de un redu­cidísimo grupo de iniciados, nadie conoce ese poema que se llama Cantos de Maldoror, en el cual está vaciada la pavorosa angustia del infeliz y sublime montevideano; cuya obra me tocó hacer conocer a Am…

Edgar Allan Poe - por Rubén Darío

Imagen
EDGAR ALLAN POE

EN UNA MAÑANA fría y húmeda llegué por primera vez al inmenso país de los Estados Unidos. Iba el steamer despacio, y la sirena aullaba roncamente por temor de un choque. Quedaba atrás Fire Island con su erecto faro; estábamos frente a Sandy Hook, de donde nos salió al paso el barco de sanidad. El ladrante slang yanqui sonaba por todas partes, bajo el pabellón de bandas y estrellas. El viento frío, los pitos arromadizados, el hu­mo de las chimeneas, el movimiento de las máquinas, las mismas ondas ventrudas de aquel mar estañado, el va­por que caminaba rumbo a la gran bahía, todo decía: all right! Entre las brumas se divisaban islas y barcos. Long Island desarrollaba la inmensa cinta de sus costas, y Sta-ten Island, como en el marco de una viñeta, se presenta­ba en su hermosura, tentando al lápiz, ya que no, por la falta de sol, la máquina fotográfica. Sobre cubierta se agrupan los pasajeros: el comerciante de gruesa panza, congestionado como un pavo, con en…

Borges y lo fantástico

Algunos de los navegantes de este sitio entraron con la pretención de encontrar algún artículo sobre la literatura borgeana y lo fantástico. Hoy vengo a hacerles entrega de estos dos lindos textos:

1) Anotaciones sobre lo fantástico en Borges deAlejandro J. López.
    Publicado en Hybrido: arte y literatura, ISSN 1930-2711, Año 4, Nº. 4, 2000 , pags. 91-96
Descargar.

2) Escepticismo y literatura fantástica en la obra de Jorge Luís Borges de Bernat Castany Prado
    Publicado en  Konvergencias literatura, Nº. 3, 2006
    Para ver el texto completo click aquí

Rimas - Becquer XXVI

Imagen
Rimas - Becquer




XXVI


  Voy contra mi interés al confesarlo;
     Pero yo, amada mía,
Pienso, cual tú, que una oda sólo es buena
De un billete de Banco al dorso escrita.
No faltará algún necio que al oírlo
     Se haga cruces y diga:
«Mujer al fin del siglo diez y nuve,
Material y prosaica...» ¡Bobería!
¡Voces que hacen correr cuatro poetas
Que en invierno se embozan con la lira!
¡Ladridos de los perros a la luna!
Tú sabes y yo sé que en esta vida,
Con genio, es muy contado quien la escribe,
Y, con oro, cualquiera hace poesía.

Rimas - Becquer XXV

Imagen
Rimas - Becquer




XXV

  Cuando en la noche te envuelven
Las alas de tul del sueño,
Y tus tendidas pestañas
Semejan arcos de ébano;
Por escuchar los latidos
De tu corazón inquieto
Y reclinar tu dormida
Cabeza sobre mi pecho,
     Diera, alma mía,
     Cuanto posea:
     ¡La luz, el aire
     Y el pensamiento!


  Cuando se clavan tus ojos
En un invisible objeto,
Y tus labios ilumina
De una sonrisa el reflejo;
Por leer sobre tu frente
El callado pensamiento
Que pasa como la nube
Del mar sobre el ancho espejo,
     Diera, alma mía,
     Cuanto deseo:
     ¡La fama, el oro,
     La alegría, el genio!


  Cuando enmudece tu lengua
Y se apresura tu aliento,
Y tus mejillas se encienden,
Y entornas tus ojos negros;
Por ver entre tus pestañas
Brillar con húmedo fuego
La ardiente chispa que brota
Del volcán de los deseos,
     Diera, alma mía,
     Por cuanto espero,
     ¡La fe, el espíritu,
     La tierra, el cielo!

Rimas - Becquer XXIV

Imagen
Rimas - Becquer




XXIV


  Dos rojas lenguas de fuego
Que, a un mismo tronco enlazadas,
Se aproximan, y al besarse
Forman una sola llama:

  Dos notas que del laúd
A un tiempo la mano arranca,
Y en el espacio se encuentran
Y armoniosas se abrazan;

  Dos olas que vienen juntas
A morir sobre una playa,
Y que al romper se coronan
Con un penacho de plata;

  Dos jirones de vapor
Que del lago se levantan,
Y al juntarse allí en el cielo
Forman una nube blanca;

  Dos ideas que al par brotan,
Dos besos que a un tiempo estallan,
Dos evos que se confunden...
Eso son nuestras dos almas.

Rimas - Becquer XXIII

Imagen
Rimas - Becquer




XXIII


  Por una mirada, un mundo;
Por una sonrisa, un cielo;
Por un beso... ¡yo no sé
Qué te diera por un beso!

Rimas - Becquer XXII

Imagen
Rimas - Becquer




XXII


  ¿cómo vive esa rosa que has prendido
     Junto a tu corazón?
Nunca hasta ahora contemple en la tierra
     Sobre el volcán la flor.

Rimas - Becquer XXI

Imagen
Rimas - Becquer




XXI

—¿Qué es poesía? —dices mientras clavas
En mi pupila tu pupila azul—;
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
     Poesía... ¡eres tú!

Rimas - Becquer XX

Imagen
Rimas - Becquer




XX


  Sabe, si alguna vez tus labios rojos
Quema invisible atmósfera abrasada,
Que el alma que hablar puede con los ojos,
Tambien puede besar con la mirada.

Rimas - Becquer XIX

Imagen
Rimas - Becquer




XIX

  Cuando sobre el pecho inclinas
La melancólica frente,
Una azucena tronchada
     Me pareces.


  Porque al darte la pureza,
De que es símbolo celeste,
Como a ella, te hizo Dios
     De oro y nieve.

Rimas - Becquer XVIII

Imagen
Rimas - Becquer




XVIII


       Fatigada del baile,
Encendido el color, breve el aliento,
     Apoyada en mi brazo,
Del salón se detuvo en un extremo.


       Entre la leve gasa
Que levantaba el palpitante seno,
     Una flor se mecía
En compasado y dulce movimiento.


       Como en cuna de nácar
Que empuja el mar y que acaricia el céfiro,
     Tal vez allí dormía
AL soplo de sus labios entreabiertos.


       —¡Oh!! ¡Quén así —pensaba—
Dejar pudiera deslizarse el tiempo!
     ¡Oh, si las flores duermen,
     Qué dulcísimo sueño!

Rimas - Becquer XVII

Imagen
Rimas - Becquer




XVII


  Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
Hoy llega al fondo de mi alma el sol;
Hoy la he visto... la he visto y me ha mirado...
     ¡Hoy creo en Dios!