Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Open Yale Courses

Vía Twitter me topé con una muy interesante propuesta de la Universidad de Yale el "Open Yale Courses"
"Open Yale Courses ofrece acceso libre y gratuito a una selección de cursos de iniciación impartidos por distinguidos maestros y académicos en la Universidad de Yale. El objetivo del proyecto es ampliar el acceso a materiales educativos para todos los que desean aprender". Yo, amante de literatura recomiendo el Curso de Introducción a la Teoría Literaria dictado por Paul H. Fry.

Los videos, que están subtitulados en inglés y pueden traducirse, de todos los cursos se encuentran disponibles en Youtube.

Info vía: @fieritacatalano, @mkrolovetzky, @AlejRozitchner , @nicolasfrench

Así escribe - Alejandro Dolina

Así escribe - Alejandro Dolina

Sobre la fotografía. (Revista Ñ, 10/2/2007)

Hace algún tiempo, empecé a sospechar que las fotografías no son documentos estables sino más bien diseños en perpetua mutación. La primera señal la recibí al observar una vieja foto de cumpleaños: aparecían algunos personajes que jamás habían asistido a esa fiesta y las ubicaciones estaban alteradas. Después vi que mi sonrisa de colegial se había borrado de todas las fotos escolares, dejando la sensación de que yo había sido un niño triste y no feliz, como insistían en jurar mis familiares. Finalmente comprobé que todas mis fotos se habían transformado. Algunas levemente (un botón desabrochado, un cambio de corbata), otras de un modo drástico (estatura menguada, desaparición lisa y llana). Hoy sé que, en las foto, los muertos denuncian su condición de tales con un tétrico guiño, como diciendo: aquellas cosas pasaron, estas también pasarán... Por eso conviene desconfiar de estas instantáneas de Grossman.(1) Muy p…

MACEDONIO FERNÁNDEZ - CREÍA YO

Imagen
MACEDONIO FERNÁNDEZ - CREÍA YO



No todo alcanza Amor pues que no puede
romper el gajo con que Muerte toca.
Mas poco Muerte puede
si en corazón de Amor su miedo muere.
Mas poco Muerte puede, pues no puede
entrar su miedo en pecho donde Amor.
Que Muerte rige a Vida; Amor a Muerte.

Autobiografía Humorística - Roberto Arlt

Imagen
Autobiografías Humorísticas de Roberto Arlt autor de “el juguete rabioso”
Me llamo Roberto Godofredo Christophersen Arlt, y he nacido en la noche del 26 de abril de 1900, bajo la conjunción de los planetas Mercurio y Saturno. Esto de haber nacido bajo dicha conjunción es una tremenda suerte, según me dice mi astrólogo, porque ganaré mucho dinero. Mas yo creo que mi astrólogo es un solemne badulaque, dado que hasta la fecha no tan sólo no he ganado nada, sino que me he perdido la bonita suma de diez mil pesos. Además, por la influencia de Saturno —aquí habla mi astrólogo— tengo que ser melancólico y huraño, y no sé cómo hacer para estar de acuerdo con dicho señor y mi planeta, ya que colaboro en una revista que es humorística y no melancólica. Ahora bien: Como el señor Director de Don Goyo me ha asegurado que hasta de Kublatrán y la Nigricia recibe cartas pidiéndole detalles de mi maravillosa existencia, no tengo inconveniente en complacer a tantas lectoras lejanas. He sido un “enfant t…

Macedonio Fernández - Imagen

Imagen

Estar enamorado - Francisco Luís Bernárdez.

Imagen
Estar enamorado - Francisco Luís Bernárdez.

Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo de la vida.
Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a la muerte se precisa.
Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma está cautiva.
Es levantarse de la tierra con la fuerza que reclama desde arriba.
Es respirar el ancho viento que por encima de la carne se respira.
Es contemplar desde la cumbre de la persona la razón de las heridas.
Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que nos mira.
Es escuchar en una boca la propia voz profundamente repetida.
Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta compañía.
Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra sombra está vencida.

Estar enamorado, amigos, es descubrir dónde se juntan cuerpo y alma.
Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río que nos llama.
Es ver el mar desde la torre donde ha quedado prisionera nuestra infancia.
Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeñas y campanas.
Es ocupar …

LA LITERATURA GAUCHESCA – MIGUEL DE UNAMUNO

Imagen
LA LITERATURA GAUCHESCA – MIGUEL DE UNAMUNO
De cuenta producción literaria nos llega de la América española, nada me ha ganado el ánimo tanto como lo que podría llamar literatura gauchesca, la que canta las alegrías y las penas, las fortunas y desgracias de la vida de un tipo social americano curiosísimo por extremo y casi desaparecido ya: el gaucho. Las obras de Hidalgo, de Hilario Ascasubi (Aniceto el Gallo), Estanislao del Campo (Anastacio el Pollo), Hernández y otros, me han encantado siempre; Martín Fierro es lo más homérico que conozco en la literatura hispanoamericana, y me sorprende que ni don Juan Valera en sus Cartas americanas, ni el señor Berisso en su obra El pensamiento de América, le concedan atención. En cambio menciona este distinguido escritor a poetas que, a juzgar por las muestras que de ellos nos da, ganarían no poco con permanecer en el más perfecto olvido.

La realidad y la ficción - José Carlos Mariátegui

Imagen
La realidad y la ficción

LA FANTASÍA recupera sus fueros y sus posiciones en la literatura occidental. Oscar Wilde resulta un maestro de la estética contemporánea. Su actual magisterio no depende de su obra ni de su vida sino de su concepción de las cosas y del arte. Vivimos en una época propicia a sus paradojas. Wilde afirmaba que la bruma de Londres había sido inventada por la pintura. No es cierto, decía, que el arte copia a la naturaleza. Es la naturaleza la que copia al arte. Massimo Bontempelli, en nuestros días, extrema esta tesis. Según una bizarra teoría bontempelliana, sacada de una meditación de verano en una aldea de montaña, la tierra en su primera edad era casi exclusivamente mineral. No existían sino el hombre y la piedra. El hombre se alimentaba de sustancias minerales. Pero su imaginación descubrió los otros dos reinos de la naturaleza. Los árboles, los animales fueron imaginados por los artistas. Seres y plantas, después de haber existido idealmente en el arte, empeza…

Yolanda - Santiago Bucaramanga

YOLANDA
“Sobran las palabras a la hora de expresar un sentimiento, basta para comprobarlo un claro ejemplo: cinco de nuestras veintisiete letras, a veces, nos son suficientes para comunicar o fingir un romance”. Máximo Valentín Power, Nadie negará Sé que en algún punto del planeta alguien espera ver una estrella fugaz. Sé que espera tomándose las rodillas y que sus tiernos ojos indagan al cielo y a dios. Sé que está descalza y que ha dejado de fumar, pero el encendedor juega en una de sus manos. Sé que la observo lejana, como un sueño, como una realidad que me está vedada, como lo que no es. Sé que la observo para luego escribir, para describir cómo brillan sus ojos, para compartir lo que siento al mirarla, para rescatar su existencia del olvido. Sé que si la belleza, como la muerte, es común a todos los hombres, descubrirá algo en mí. Entonces preguntará, sólo por romper el silencio, si tengo hora. Yo, con mi torpeza a cuesta, ocultaré mi celular y obviaré su reloj pulsera; entonces, l…

Nota Autobiográfica - Rodolfo Walsh (1965)

Imagen
Me llaman Rodolfo Walsh. Cuando chico, ese nombre no terminaba de convencerme: pensaba que no me serviría, por ejemplo, para ser presidente de la República. Mucho después descubrí que podía pronunciarse como dos yambos aliterados, y eso me gustó.Nací en Choele-Choel, que quiere decir "corazón de palo". Me ha sido reprochado por varias mujeres. Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador. Por una de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano... Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios. El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas; el más burgués: comerciante de antigüedades; el más secreto: criptógrafo en Cuba.

El pabellón pavote - Fogwill

El Pabellón Pavote - Fogwill



En la columna que tiene en Pérfil, Fogwill escribe sobre el "monumento portátil" emplazado en Libertador y Godoy Cruz "Tiene forma de stand: es una de esas jaulas de aluminio y telas de bajo costo que se arman para las exposiciones bajo techo. Llamado Pabellón Nacional del Bicentenario, parecería otro engendro del Gobierno nacional y hasta el policía privado empleado que lo custodia está convencido de eso. Pero los cartelitos color amarillo PRO que lo rodean indican que es fruto de la imaginación y la pereza mental del Gobierno porteño. El engendro tuvo la picardía de hacerse pasar por otra cosa bajo el nombre de Punto de Encuentro. Pero, ¿quién va a querer 'encontrarse' con alguien bajo un techo semicubierto y entre unas tiras de lona sucia que imitan las viejas cortinas que en las verdulerías dificultaban la entrada de las moscas?"
Para leer el artículo completo: El pavellón pavote - Fogwill.