Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

La perra - Dani Umpi

A esta perra lo único que le falta es hablar. Cada mañana suena el despertador, ella estira la patita sobre la mesa de luz hasta encontrar el botón titilante y lo apaga. ¿Podés creer? Apaga el despertador como si fuera una persona, como si fuera yo. Y si no le doy la comida frente a sus narices, no come. A veces se la doy en la boca, como a un bebé. Igual se pasa un día o dos sin comer. Tres o cuatro. El verano pasado estuvo cuatro días sin comer y mi vecina no sabía qué hacer, me enloquecía por teléfono contándome que la perra se portaba bien, que ni siquiera ladraba, pero no le comía nada, nada de nada. Tuvimos que volvernos. Y ahora él quiere quedarse con la perra. Él, justamente él, que si no hubiera sido por mí y esa idea de último momento que se me ocurrió, eso de dejarle encargada la perra a la vecina durante las vacaciones, si no hubiera sido por mi cabecita, la perra quedaba encerrada, olvidada. ¡Él ahora quiere quedarse con la perra!¡Parece un chiste!¡Tanto que la insultaba …

La salvación - Adolfo Bioy Casares

Esta es una historia de tiempos y de reinos pretéritos. El escultor paseaba con el tirano por los jardines del palacio. Más allá del laberinto para los extrajeros ilustres, en el extremo de la alameda de los filósofos decapitados, el escultor presentó su última obra: una náyade que era un fuente. Mientras abundaba en explicaciones técnicas y disfrutaba de la embriaguez del triundo, el artista advirtió en el hermoso rostro de su protector una sombra amenazadora. Comprendió la causa. "¿Cómo un ser tan ínfimo" —sin duda estaba pensando el tirano— "es capaz de lo que yo, pastor de los pueblos, soy incapaz?" Entonces un pájaro, que bebía de la fuente, huyó alborozado por el aire y el escultor discurrió la idea que lo salvaría. "Por humildes que sean" —dijo indicando al pájaro— "hay que reconocer que vuelan mejor que nosotros".